El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Reflujo gastroesofágico

¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

Es el retroceso exagerado del contenido gástrico hacia el esófago producido en general cuando el mecanismo valvular situado en la unión del esófago y el estómago (esfínter esofágico inferior) no funciona adecuadamente.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad por Reflujo gastroesofágico?

El principal síntoma es la acidez, manifestada como la sensación de dolor o ardor en la boca del estómago y detrás del esternón acompañado de eructos y regurgitación de alimentos, que suelen ser más importantes al agacharse y al acostarse. En ocasiones, puede agregarse nauseas, vómitos y dificultad para deglutir. Algunas personas sufren de los llamados síntomas atípicos representados por irritación de la garganta, cambios en la voz, tos, caries, mal aliento, crisis asmáticas e infecciones respiratorias a repetición.

¿Cómo progresa esta enfermedad?

La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es un padecimiento crónico por un defecto anatómico que si no es tratado permanentemente y de manera adecuada, la exposición del esófago al ácido y en ocasiones también a la bilis por periodos prolongados conducirá a la inflamación del tejido esofágico (esofagitis) y potencialmente a la aparición de una úlcera o una estrechez progresiva del esófago con dificultades para tragar. En el peor de los casos, esta irritación crónica producirá modificaciones a nivel celular del esófago ocasionando la aparición de lo llamado ¨esófago de Barret¨ que puede transformarse con el tiempo en cáncer de esófago en algunos pacientes (0,5 al 3% acumulativo anual a partir del diagnóstico).

Ver Artículos relacionados:

1) (Gastroenterol Clin Biol 2005; 29: 1253-1257.) >>


2) (Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2007; 16: 2090-2096.) >>


3) (Keio J Med 2008; 57(3): 132-138). >>

 

¿Cómo se trata el reflujo gastroesofágico?

Una vez realizada la evaluación médica a través del interrogatorio, y estudios complementarios que pueden consistir en una radiografía esofagogastroduodenal, una endoscopía alta, y en algunas ocasiones una manometría y un monitoreo del pH, su médico decidirá qué tipo de tratamiento necesita usted.


El tratamiento se basa en tres pilares fundamentales:
- Cambios en el estilo de vida: consistentes en perder peso y lograr mantenerse, evitar el alcohol, tabaco, café, chocolate, jugo de frutas, frituras, grasas, bebidas gaseosas, mostaza, vinagre, anti-inflamatorios, analgésicos, picantes, cebolla, los productos que contengan tomate, etc. También recomendamos evitar comidas copiosas, esperar 3 horas después de comer para acostarse, elevar la cabecera de la cama aproximadamente unos 20 cm lo cual se logra a través de la colocación de ladrillos o bloques de madera bajo las patas de la cabecera (no a través de numerosas almohadas). No deberá usar cintos apretados o ropa que comprima su abdomen y se deberá evitar agacharse.


- Medicamentos: antiácidos y propulsores del vaciamiento gástrico. Si este tipo de tratamiento no alivia su sintomatología su médico podrá sugerirle el tratamiento quirúrgico.


- Cirugía: se propone en caso de resistencia a los controles endoscópicos periódicos, falta de compromiso con el tratamiento médico prolongado, ineficacia del mismo o progreso de la enfermedad a pesar del tratamiento no quirúrgico implementado.

¿Puede realizarse la cirugía por videolaparoscopίa?

Si, puede ser realizada por cirujanos formados en técnicas laparoscópicas de avanzada. Además presenta como ventajas:


- Menor dolor.
- Menos complicaciones pulmonares.
- Menos cicatrices. Mejor resultado estético.
- Menos infecciones de herida.
- Menos eventraciones.
- Mejor tolerancia de alimentos.
- Mejor recuperación.
- Rápido retorno a actividades cotidianas.


El paciente tiene una mejor y más rápida recuperación que los pacientes operados por cirugía tradicional, regresando a sus hogares dentro de las 48 hs de operados.
¿Cómo se realiza la cirugía de antirreflujo por videolaparoscopίa?
La cirugía de antirreflujo consiste en la realización de una válvula alrededor del esófago, utilizando el estómago para rodear al esfínter esofágico inferior incompetente, además de cerrar el defecto en el diafragma en caso de coexistir una hernia de hiato (operación de Nissen). Esto se realiza por mini incisiones de 5-10 mm de longitud, y a través de instrumental especial y con ayuda de un laparoscopio en que se conecta a una videocámara, la cual brinda una imagen magnificada de los órganos internos del paciente. La totalidad de la cirugía se realiza sin necesidad de efectuar grandes incisiones en el abdomen. Este tipo de intervención requiere de una adecuada especialización tanto técnica como tecnológica, que no todos los cirujanos ni los centros disponen.

¿Qué pasa si la operación no puede realizarse o completarse por el método laparoscópico?

En un pequeño número de pacientes el método laparoscópico no puede realizarse. Esto se debe principalmente a una cirugía abdominal previa lo que causa adherencias entre los órganos y tejido cicatrizal denso, o bien ante la imposibilidad de visualizar los órganos o sangrado durante la operación. La decisión de realizar el procedimiento abierto o convencional es una decisión a criterio del cirujano antes o durante la operación. Cuando el cirujano decide que es más seguro convertir el procedimiento laparoscópico en abierto, esto no se constituye en una complicación, sino más bien una decisión quirúrgica sensata. La decisión de convertir a un procedimiento abierto tiene como objetivo salvaguardar el bienestar y la seguridad del paciente.

¿Qué es de esperarse después de la cirugía?

La mayoría de los pacientes son dados de alta entre 24 y 48 hs. Puede presentarse dolor en su hombro derecho el cual durará muy poco tiempo y se resolverá solo. También es posible una leve sensación de dificultad al deglutir la cual es normal e irá disminuyendo hasta desaparecer entre las 6 a 8 semanas posteriores. En algunas circunstancias se indica un analgésico y/o un antibiótico por vía oral durante 5 días que le será explicado como tomarlos. El primer baño se debe realizar en forma normal teniendo precaución de efectuar un cuidadoso secado de las heridas. El retorno a las tareas y actividades cotidianas se lleva a cabo en forma progresiva en los 5 días posteriores a la cirugía. Un pequeño enrojecimiento de las heridas, es normal. Una vez en el domicilio el paciente deberá seguir las siguientes recomendaciones:
Ingerir comidas en forma líquida como, sopas, infusiones, lácteos, licuados, etc. durante 15 días.
- Ingerir comidas que sean fáciles de deglutir y digerir, como las gelatinas, budines, bananas, sopas, puré, pastas, etc. durante los segundos 15 días.
- Comer pequeñas cantidades.
- Masticar bien y no hablar mientras come.
- Evitara realizar tareas que involucren el levantamiento de objetos pesados.
- Cuidarse de NO estar ESTREÑIDO, TOSER, VOMITAR, HIPO, etc.
Al ser dado de alta, recuerde solicitar un turno para la remoción de los puntos de la piel y el alta definitiva a partir de los 10 días del postoperatorio.

¿Pueden ocurrir complicaciones?

La mayoría de los pacientes experimentan desaparición o franca mejoría de los síntomas. Sin embargo, es importante recordar que como en toda cirugía pueden presentarse algunas complicaciones tales como sangrado, infección, neumonías, coágulos en la sangre o problemas cardiacos o pulmonares. Lesiones de los órganos vecinos como el esófago, estomago, intestino o la pleura pueden ocurrir y requerir otro procedimiento para su solución. Algunos pacientes pueden presentar efectos secundarios a largo plazo como dificultad para tragar, la que se soluciona por lo general en un plazo de 30 a 90 días de la cirugía. Menos frecuentemente pueden requerir de un procedimiento endoscópico para dilatar el esfínter. La capacidad para eructar o vomitar puede ser limitada después de este procedimiento.

¿Cuándo debe llamar a su cirujano?

Debe contactarse de inmediato con su cirujano en caso de presentarse una o más de las siguientes situaciones:


- Fiebre de más de 38°C.
- Sensación de desvanecimiento, evidencia de que su piel está más blanca, palpitaciones o sensación de que el corazón va muy rápido, etc, porque puede estar sangrando.
- Distención (hinchazón) abdominal marcada.
- Dolor que no se alivia con los analgésicos prescriptos.
- Náuseas o vómitos persistentes.
- Dificultad para respirar o tos persistente.
- Drenaje de líquido, especialmente de color verde por cualquier incisión.
- Enrojecimiento alrededor de las incisiones.
- Imposibilidad para comer o beber líquidos.

Consultas

Si desea realizar una consulta, utilice el siguiente formulario

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Pentamedia :: Productora MultimediaSanta Rosa 922, 5º piso | T. (0351) 4238338 | WhatsApp: +54 9 295 469-9660 - Pia Lazarini | info@drgramatica.com.ar | Córdoba - Argentina